sábado, 8 de febrero de 2014

¡Qué no puedan decidir por nosotras!


Tuvo que pasar medio siglo para que las mujeres dejaran de ser tratadas como criminales o delincuentes por querer ser dueñas de su propia vida.  España pasa por malos momentos y utilizar el aborto, por el que tanto sufren las mujeres, como moneda de cambio para contentar a los sectores más conservadores de su electorado, no es justo con las mujeres ni con la sociedad. En el caso del aborto, como en casi todo, hay razones para actuar de una u otra manera. Unas para imponer las propias creencias y deseos a los demás y otras para respetar la autonomía de las mujeres para decidir sobre su cuerpo y su vida, pero esta ley es un atentado contra los derechos, autonomía y libertad de las mujeres. De este modo, solo podrán abortar aquellas mujeres que puedan permitírselo económicamente ya que se prevén viajes a los países de nuestro entorno para abortar “en condiciones más civilizadas” aquellas mujeres que puedan permitírselo, y la vuelta de abortos “en condiciones lamentables para las mujeres más pobres y peor informadas”. Pienso que la ley vigente debería consevarse porque, sobretodo, respeta a las mujeres, no distingue entre pobres y ricas, hace la práctica del aborto más segura y equitativa,respeta mejor la vida en formación y además, aprobar la ley de Gallardón supondría un retroceso social de décadas ya que hoy vivimos mejor porque podemos decidir en lo que concierne a nuestra vida sexual y reproductiva sin que nos persigan. Perder en tres años lo que tardamos 30 en conseguir nos lleva a un pasado de difícil retorno. 
















2 comentarios:

  1. Lo más triste de todo es que aún seguimos votando a esos holgazanes, que devoran cada día cada una de nuestras libertades.

    Os sigo, buen trabajo.

    Saludos, Marta.

    ResponderEliminar
  2. ????????????????????????????????????????????????????

    ResponderEliminar