miércoles, 29 de octubre de 2014

El cabreo de Zeus.

EL MITO DE LA CREACIÓN: PROMETEO Y EL CABREO DE ZEUS

Los griegos tenían un mito para explicar la aparición del ser humano en la Tierra. En esta narración mítica el protagonista es un ser excepcional, Prometeo, y a través de ella se cuenta nuestro origen.

Prometeo era un Titán que modeló al hombre de barro en posición erguida pero sin vida. Pero fue Atenea, diosa de la guerra, la civilización y la sabiduría, quien le dio el soplo de la vida. Prometeo era el protector de los humanos y, preocupado por la situación primitiva y penosa de éstos, se atrevió a robar el fuego de los dioses del Olimpo y se lo entregó a los hombres para que mejoraran su vida. También les enseñó el arte de la cerámica y a trabajar los metales. Zeus, dios de dioses, cogió un enorme enfado pues había prohibido a Prometeo dar el secreto del fuego a los hombres, por temor a que, si lo llegaban a tener, pudieran rebelarse contra los dioses. Zeus castigó a Prometeo, encadenándolo a una roca para que un águila se alimentara con su hígado, que volvía a crecer durante la noche para continuar la tortura al día siguiente.

Como se puede comprobar en esta narración, el mito se basa en hechos y personajes sobrenaturales, como dioses y titanes, los cuales tienen unos poderes especiales pero con comportamientos muy parecidos a los humanos. Podemos ver cómo Zeus se enfada y actúa vengativamente, pero, por otra parte, también la diosa Atenea tiene el poder de dar la vida con su soplo.

Lo más importante de este mito es el fuego, que estaba en posesión de los dioses y que es robado para los hombres por Prometeo. Y debía ser una cosa importante, pues Zeus se enfada y lo castiga. El fuego representa el saber, la inteligencia, la razón, el conocimiento para los humanos. Son las cosas que diferencian a los humanos de los animales y nos acercan a los poderes que hasta entonces solamente tenían los dioses. Por eso a Zeus le sienta tan mal el robo del fuego porque ve en peligro su dominio sobre los seres humanos.


Elena Plana Sánchez

 1ºA Bach.

No hay comentarios:

Publicar un comentario