viernes, 7 de abril de 2017


EL RAPTO DE PROSERPINA
Gian Lorenzo Bernini







¿POR Y PARA QUÉ SE HIZO ESTA ESCULTURA?
Esta obra hecha entre los años 1621 y 1622 por el escultor Gian Lorenzo Bernini, precursor del barroco, estaría integrada en la categoría de arte visual, más concretamente en la escultura.
En esta gran estatua de mármol se representa a Proserpina (llamada Perséfone en mitología griega) siendo raptada por Plutón (Hades) rey de los infiernos.
Fue encargada al escultor por Scipioe Borghese el cual pensaba entregarla como obsequio al cardenal Ludovico Ludovisi. La obra permaneció decorando la villa del mismo hasta 1908, año en el que se devolvió a la Galería Borghese, situada en Roma.

¿EN QUE SE INSPIRÓ EL AUTOR?
Según la mitología griega, en el mito nos encontramos con Perséfone, hija de Zeus y Deméter y su tío Hades. Este se enamora de ella, y un día decide raptarla mientras se encontraba recogiendo flores con sus amigas las ninfas. La tierra de repente se abre y sale Hades desde el infierno, quien la toma y se la lleva. De esta manera, Perséfone se convirtió en la diosa de los Infiernos.
Aparentemente, el rapto se realizó con la cómplice ayuda de Zeus, pero en la ausencia de Deméter, por lo que ésta inició unos largos y tristes viajes en busca de su hija, durante los cuales la tierra se volvió estéril.
Al tiempo, Zeus se arrepintió y ordenó a Hades que devolviera a Perséfone, pero esto ya no era posible pues la muchacha había comido un grano de granada lo cual implicaba quedar encadenada para siempre al tártaro (abismo del inframundo) 
Para suavizar la situación, Zeus dispuso que Perséfone pasara parte del año en los confines de la Tierra, junto a Hades, y la otra parte sobre la tierra con su madre, mientras Deméter prometiera cumplir su función germinadora y volviera al Olimpo.
Así pues, es como se explicaría según la mitología griega el cambio de las estaciones: cuando Perséfone es llevada a los Infiernos, las flores se entristecen y muren, pero cuando regresa, las flores renacen por la alegría que les causa el retorno de la joven. Como la presencia de Perséfone en la tierra se vuelve cíclica, así el nacimiento de las flores también lo hace. Por otra parte, durante el tiempo en que Perséfone se mantiene alejada de su madre, Deméter y confinada en el Tártaro, o mundo subterráneo, como la esposa de Hades, la tierra se vuelve estéril dando lugar al invierno.

¿QUÉ TRANSMITE LA OBRA?
Desde mis limitados conocimientos artísticos, esta me parece de las más bonitas esculturas jamás hechas. No tanto por el mito en sí que representa, el cual me parece muy bonito y acertado, si no por los detalles de la misma. Podemos ver que la obra denota ansiedad y nervios además de que refleja mucho movimiento y no es una simple mole de mármol con dos personas ahí esculpidas.

La escultura refleja en la cara de Proserpina el miedo y la ansiedad de esta al ser llevada con su tío al inframundo; cómo intenta zafarse de él y escapar en vano.
A la vez, se aprecia perfectamente  la fuerza de Hades al sujetarla por el muslo y la cintura clavándole los dedos. Esta precisamente es la parte que más me gusta de la obra. Puede sonar un poco cliché, pero el simple hecho de pensar que alguien con un martillo y un cincel ha podido representar eso me proporciona una sensación de admiración increíble. La perfecta mano de Hades en las carnes de Proserpina, los músculos en tensión y las ropas, además de su perro de tres cabezas Can Cerbero, como la leyenda también cuenta.


MARIA JOSE MESEGUER 1º B

1 comentario: