miércoles, 14 de junio de 2017

La consciencia de la muerte

La consciencia de la muerte de una persona consiste en saber que se va morir y su vida en algún momento tendrá un fin. El ser humano es el único consciente de su muerte, y esto le lleva a buscar un sentido a su existencia. ¿Alguna vez te has preguntado si realmente vas a morir, o si eres inmortal y hay otra vida después? ¿O si somos realmente conscientes de que vamos a morir y  de que nuestra vida tiene un fin? Para la mayoría de personas, religiones y culturas nuestra vida tiene un objetivo, personalmente, ¿Crees que has realizado o vas encaminado a realizar tu ``labor´´ u ``objetivo´´ en la vida? Es decir, ¿crees que dentro de unos años te recordarán a ti o algo que tú hayas hecho?

Desde mi punto de vista, todos estamos en el mundo por algo y nuestra existencia depende de ese algo, algunos prefieren llamarlo religión, otros destino y otros, simplemente, azar. Yo, personalmente, creo que estamos aquí por casualidad, aunque sí creo que tengamos un objetivo, para mí, ese objetivo consiste en dejar algo en el mundo para que se sepa que has estado, una huella personal, puede ser una teoría, un pensamiento, una obra, o incluso una familia.
A mi parecer, la consciencia de la muerte siempre nos ha dado miedo, ya que de alguna manera nos hemos visto obligados a afrontar, en algunos casos de manera trágica, que no somos inmortales, ya puede ser por la muerte de alguien cercano o alguien a quien ni siquiera conocías. Ese miedo ha permanecido a lo largo de la historia en la raza humana, por eso la gente se refugia en la religión, en la reencarnación, la vida después de la muerte…Realmente lo hacen para huir de la idea de la muerte y del miedo que les produce no saber nada sobre ella.
Para combatir ese miedo, la ciencia y la tecnología prometen inmortalidad y juventud infinita, ya sea por medio de clones, cirugías, cremas anti edad o cualquier remedio que nos permita auto engañarnos y pensar que con todo eso la muerte tardará más en llegar a nosotros o simplemente no llegará. Sin embargo, no creo que la tecnología y la ciencia actúen por ese motivo, sino que creo que no pretenden negar la muerte del hombre o evitarla, sino que intenta responder a una demanda por la negación del hombre a la muerte y nos quiere ayudar a vivir como nuestro inconsciente desea, de una manera inmortal aunque realmente no lo seamos.
Un ejemplo en el que se ve reflejada esa idea de inmortalidad que tenemos grabada en el subconsciente  sería, por ejemplo, cuando practicamos algún deporte de riesgo o tomamos drogas, sabiendo que no son buenas para nosotros y que tienen efectos negativos sobre nuestra salud. De alguna manera, en esos casos, el ser humano se cree inmortal mientras desafía a la muerte.
Hay dos pensamientos posibles para afrontar la muerte, el que proponen los monistas, que dice que la muerte es el final definitivo de todo y el que proponen los dualistas, que dicen que la muerte es un tránsito hacia otro tipo de existencia.
Por otro lado, yo creo que hay otros dos pensamientos posibles a la hora de afrontar la consciencia de la muerte, cuando te tienes que dar cuenta de eres un ser finito y no vas a vivir para siempre, es difícil afrontar eso y tener que darte cuenta de que no siempre ``habrá un mañana´´. Por eso creo que las dos posturas son; la de negación de la muerte y creencia de que eres un ser inmortal, y la del disfrute de la vida, aprovechar el tiempo y querer dejar algo en el mundo quizás para ser recordado en un futuro.
Por otra parte, también pienso que a lo largo de la vida tenemos diferentes formas de ver y afrontar la consciencia de la muerte, por ejemplo, cuando eres un niño ves la muerte como un sueño en el que las personas aún siguen vivas aunque no se muevan ni hablen y la ven también como algo que sólo les pasa a los adultos y las personas mayores. En cambio, cuando vas creciendo y te haces adolescente te crees aún más inmortal de lo que el ser humano se cree por naturaleza y crees que la muerte viene a desafiarte.

Después de hacer esta disertación y reflexionar bastante he llegado a la conclusión de que el hecho de saber que nuestra existencia es finita y que tarde o temprano vamos a morir nos hace valorar más la vida, aunque por otro lado niegues la muerte y te creas inmortal. Creo que esas dos ideas van siempre juntas y forman equilibrio entre ellas, para que ninguna de las dos ideas nos perturbe. Hay algunos casos extremos en los que predomina una de las ideas y nos perturba, y puede derivar en casos de suicidios o personas con enfermedades terminales que se aferran a la vida.


Elena Murcia Amante 1ºB Bachillerato.

No hay comentarios:

Publicar un comentario